LEO TALPINI AITA / DEPORTIVO

“El Kun dormía en casa y jugabamos videojuegos hasta las 6 am”

Publicado  19/05/2020    23:14







Mirá la galería de
fotos completa

La frase podría ser de Lio Messi, reconocido compañero de Play de Agüero, pero no. El interlocutor es Leo Talpini Aita, jugador y referente de Deportivo Casares. En una charla imperdible con Orsai, el lateral repasó sus inicios en Independiente, su amistad con el “Kun” Sergio Agüero, el “muchacho desconocido” que lo trajo a Casares en un día, su paso por Boca y Agropecuario y su llegada y actualidad de su querido “Verde”.

¿Cómo llevás este tiempo de cuarentena?
Mucho no la sentí porque trabajo en telecomunicaciones y nunca paré. Somos trabajadores esenciales y todo este tiempo de cuarentena tuve que salir a trabajar. Después en casa, con mis hijos y mi señora, tratamos de hacerlo llevadero porque ellos no pueden salir.

¿Es difícil seguir los planes de entrenamiento?
Se hace difícil porque vivo en un departamento chico y no tengo espacio. Lo que hago es tren superior o algún movimiento intermitente en espacios cortos porque tengo 3 metros de living (risas). Igualmente, siempre trato de estar en movimiento para no parar. Antes de la cuarentena venía entrenando bien, tenía una rutina para todos los días pero esto cortó todo, así que nos movemos como podemos. Si tuviera una casa con patio cambiaría el panorama pero por ahora trato de hacer lo que se puede en “espacios reducidos”.

Casi todos los saben, pero hiciste las inferiores en Independiente y fuiste compañero de Kun Agüero. ¿Qué recordas de tus inicios en el rojo y qué te acordás de Kun particularmente?
Estuve toda una vida en Independiente, desde los 8 hasta los 21 años. Hice todas inferiores, llegué a jugar un campeonato en Reserva y cuando estaba cerquita para pegar el salto a Primera, en un partido contra Newell’s, sufrí la rotura de ligamentos cruzados y meniscos. Estuve un año parado, me costó volver y terminé quedando libre.
Con el “Kun” hicimos las inferiores y ya era un “animal”. A los 15 años debutó en Primera y ya no estuvo más con nosotros. Tuvimos una linda amistad, él se quedaba a dormir en casa y me acuerdo que era muy fanático de los videojuegos. Se quedaba a dormir y nos quedábamos jugando a la Play hasta las 6 de la mañana y al otro día teníamos que jugar . Es un fenómeno el “Kun”. La última vez que tuve contacto con él fue en 2010, nos encontramos y hablamos un poco pero después de ahí no tuve más contacto. Es un pibe bárbaro y un crack con todas las letras.

Llegaste a Casares de la mano de Hernán Martínez y a Boca. ¿Te acordás como se dió tu fichaje?
Estaba entrenando con un grupo de jugadores libres. Era viernes y a las 8 de la mañana estabamos haciendo fútbol en Pontevedra contra Ferro. Y al costado había un muchacho “misterioso” mirando la práctica. Cuando terminamos se me acercó. Me dijo que era Hernán Martínez, que era técnico de Boca de Carlos Casares y me preguntó si me interesaba ir a jugar para su equipo. Le dije que sí y me contestó: “Pero hay un problema. El libro de pases cierra esta noche. Tengo que llegar hoy con la carta liberatoria”. Mi carta liberatoria estaba en Independiente y yo nunca la había ido a buscar. Así que, siendo un completo desconocido, me llevó en su coche desde Pontevedra hasta Avellaneda. Subí al tercer piso de la sede de Independiente, pedí la carta, se la entregué y se fue volando para Casares para meter el pase. Así, llegué a Boca.

Encontraste un Boca ganador y en uno de sus mejores momentos... ¿Qué recordás de ese equipo?
Ese año salimos campeones (2010) y había un equipazo. Con los jugadores que traía Hernán (Martínez) más los chicos que siempre estuvieron en Boca formamos un equipo bárbaro. Se ganó mucho y siempre recuerdo mi paso por el club porque fue lo que me abrió las puertas para llegar a Agropecuario.

¿Cómo calificarías tu paso por Agro y por qué?
Me llevó a Hernán (Martínez) a jugar el Argentino C y lo califico como un paso muy lindo en mi carrera. Estuve seis años en Agro y logramos el ascenso al Federal A después de un par de temporadas que estuvimos cerca. Lo recuerdo con mucho cariño a Agropecuario porque fui uno de los primeros jugadores que fichó, que participó y jugando torneos a nivel nacional. Siempre le deseo lo mejor y seguramente va a llegar a Primera muy pronto.

¿Por qué elegiste Deportivo para continuar tu carrera?
A Deportivo llegué libre de Agropecuario. Estaba instalado en Carlos Casares y hablé con “Carlitos” Luna que lo conocía de Agro y con quien hicimos una linda amistad. Para no quedar parados íbamos a entrar al predio del “verde”, en la cancha auxiliar, y después surgió hablar con Mario Ramos que también había sido compañero mío en Agro. Él habló con Santiago (Román) para ficharme para un Interligas que tenía que jugar Deportivo y ahí arrancó mi experiencia en el Depor. Es un club hermoso, la calidad y humildad de la gente, la hinchada que tiene, cómo me tratan... la verdad es uno de los clubes que más me tocó.

¿Pensabas en ese momento en tener tanta continuidad en el Verde?
En ese entonces, juegué el Interligas, anduve bien y Santiago (Román) y algunos dirigentes me dijeron si quería seguir en el club y me gustó la propuesta. Le di para adelante porque es un club bárbaro, tengo muchos amigos, gente con mucho sentido de pertenencia y me siento uno más. Puedo decir que me hice hincha del Depor por la gente que tiene, por su hinchada y por lo que es el día a día en el club.

¿Cómo viste al equipo en los primeros amistosos del año?
El parate nos agarró cuando habíamos terminado la pretemporada y estabamos jugando amistosos para tomar ritmo. Si bien sólo estuve contra Atlético, el equipo me dejó una buena impresión pese a la falta de fútbol que teníamos. Tampoco estuvieron los refuerzos pero se hizo un buen partido en líneas generales. En el club hay mucho material, chicos muy interesantes, y el partido sirvió para aflojar un poco los músculos. Lástima que después llegó la pandemia y se cortó todo.

El año pasado tuvieron buenos partidos pero los resultados no los acompañaron...
Sí, fuimos irregulares y también los resultados de algunos partidos no reflejaron lo que sucedía en el juego. Tuvimos un campeonato donde jugamos bien, en muchos partidos superamos a nuestro rival, pero no pudimos plasmarlo en el resultado. Nosotros llegábamos y nos costaba convertir y los rivales apenas llegaban nos convertían, entonces se hizo cuesta arriba. Ahora, estamos enfocados en pelear el campeonato y darle la alegría que tanto se merece esta gente. Lo único que nos sirve es pelear.

¿Qué les falta para dar el salto y conseguir el título?
Falta que empiece el fútbol nada más. Estamos listos para ir en busca de lo que tanto se merece el club. Sólo falta que se termine todo esto de la pandemia para que empiece el fútbol y vayamos en busca de lo que nos merecemos.

¿Te sentís un referente del club?
Me siento un referente por el cariño que me brindan los amigos que tengo ahí adentro y la gente. Llegué en 2016, hace 4 años que estoy en Deportivo, lo quiero mucho al club. Siento el aprecio de la gente y también me hacen sentir que soy un referente.

Un mensaje a los hinchas de Depor...
Que nos sigan apoyando que si Dios quiere y vuelve a rodar la pelota, se armó un lindo plantel y vamos a ir en busca de lo que tanto quiera la gente y nosotros los que formamos parte del club.